lunes, noviembre 28, 2011

Sin TIC no soy nada...

Image created at GlassGiant.com

Gracias a twitter he descubierto hoy en El camarote estas indicaciones para saber si soy o no una profesora del siglo XXI. No se especifica el máximo de indicadores que debes responder de forma positiva o negativa ni se da una plantilla de corrección del mismo con unos posibles resultados, pero según mis cálculos, si el análisis es así de simple, me he debido perder en un bucle temporal antes de cruzar el puente que lleva al XXI...Estas son las indicaciones, seguidas de mis respuestas en cursiva:
  1. Los estudiantes entregan sus tareas en papel impreso, y no en soporte digital. Desde luego que sí, muy a mi pesar. Cuando les he pedido que me manden documentos escritos con el procesador de textos o una imagen escaneada son muy pocos los que lo hacen. Por mi parte les he facilitado la labor hasta el punto de llevarme mi portátil a clase para que me puedan pasar en un pen drive el material.
  2. Para tareas de creación de murales, sus estudiantes necesitan pegamento, cartulina y tijeras… en lugar de utilizar una herramienta en línea como Glogster. Por supuesto que sí. Y las más de las veces hay que proporcionarles dicho material para que la actividad programada funcione. El uso de Glogster es mucho pedir...
  3. Todavía tiene tiza. O borrador en seco. Sí. Doy clases en aulas sin pizarra digital, las que uso son las verdes de toda la vida...Menos mal que a mediados de diciembre ya instalan la pizarra digital (o eso espero).
  4. Cuando intenta mostrar un recurso web desde el ordenador, es probable que aparezca el mensaje “Este sitio web ha sido bloqueado”. En mi casa no; en el instituto no tengo acceso a internet en el aula. Si quiero trabajar con Internet, debo dar la clase en el Aula de Informática, si está disponible. Hasta hace unas semanas no había conexión a Internet tampoco en este sitio.
  5. Cruza los dedos cada vez que intenta conectarse a Internet. Misma respuesta que en la pregunta 4.
  6. No se ve interrumpido por teléfonos móviles, mensajes de texto o alertas de Twitter en algún momento durante el año escolar. Efectivamente. No recibo llamadas ni avisos, ya que procuro no llevar el móvil a clase. No es justo que ellos sean castigados por ello y yo pueda usarlo.
  7. Pasa la mayor parte de su tiempo de clase explicando los contenidos a los estudiantes… en lugar de ponerles a trabajar en colaboración y aprender unos de otros. No; en ésta sí que soy del siglo XXI.
  8. Dispone de un conjunto de enciclopedias. Misma respuesta que la pregunta 7.
  9. El profesor se está planteando el uso de presentaciones creadas con PowerPoint para satisfacer la necesidad de integrar la tecnología en el aula. Casi sería necesario, dadas las carencias tecnológicas de las aulas.
  10. El profesor crea más contenidos que los estudiantes. Hasta ahora sí. Y me cuesta que hagan más allá de lo que les pido y que se salgan de las actividades "tradicionales". Para ellos es menos trabajo lo de siempre que innovar. ¿Serían ellos en este caso los del siglo XX?
  11. Los estudiantes no le enseñan algo nuevo al profesor (probablemente relacionado con la tecnología) cada día. No pueden...¿Sería en este caso el instituto el que está anclado en el siglo XX?
  12. El profesor no tiene un sitio web para el aula o un blog donde publicar información para la clase, tareas e información para los padres. Por fin puedo ser del XXI: sí tengo. Y varios: blog personal, blog de aula, wiki para recibir y colgar documentos...Todo no va a ser como dice Javier Krahe...
  13. No dispone de una serie de ordenadores para el aula, netbooks, tabletas u otros dispositivos para el trabajo en grupo. Qué va, qué va...ya quisiera yo.
  14. No tiene al menos un motivo a la semana para llamar al centro de soporte TIC. Misma respuesta que la 13.
  15. Ningún estudiante ha pedido en alguna ocasión hacer un trabajo mediante alguna nueva herramienta digital de la que nunca ha oído hablar. Respuesta parecida a la 10. No me es posible enseñarles nuevas herramientas por falta de medios. Y ellos, sin modelos que seguir o ver, tampoco están muy por la labor de innovar y de hacer trabajos que vayan más allá del copia y pega o de escribir un texto con el procesador.
  16. Nunca ha utilizado u oído hablar de: Collaborize Classroom, Prezi, Evernote, Glogster, MyFakeWall, Typewith.me, Storybird, JayCut, Wordle, or Tiki-Toci. Claro que sí. No todo va a ser...malo.
  17. Nunca ha asistido a un webinar de SimpleK12 u otra plataforma o red social docente. Misma respuesta que la 16.
Bueno, es evidente en qué siglo me encuentro. Escribo mis respuestas en verde, color de la esperanza, porque espero que mis circunstancias cambien para poder dar el ansiado salto temporal...

18 comentarios:

Virginia dijo...

Pues mis respuestas son parecidas a las tuyas. Me temo que lo de la escuela del S. XXI es y será, durante mucho tiempo, una utopía. En mi centro también tengo que ir al aula de Informática para usar los ordenadores. Hay 1.100 alumnos y dos aulas con doce ordenadores cada una, más un carro con unos doce portátiles. Algunos de ellos no funcionan y muchas horas están reservadas automáticamente para las clases de Informática y Tecnología. Imagínate las virguerías que hay que hacer para poder reservar el aula. La pizarra digital no existe en mi instituto y la conexión muchas veces deja mucho que desear. En estas condiciones, ¿cómo se nos puede pedir que incorporemos las TIC en el aula? Si muchos de nuestros proyectos salen adelante es porque utilizamos nuestros propios portátiles en clase y porque dedicamos infinitas horas extras no remuneradas y no agradecidas ni reconocidas por nadie.

Marian dijo...

Tú lo has dicho perfectamente, Virginia...No hace falta añadir más. Es lamentable, pero, desgraciadamente, cierto en muchos institutos.

Carlota Bloom dijo...

Ja, ja, qué bueno. Creo que en lo único en que te saco ventaja es que en mi centro sí disfrutamos de PDI, tres nada menos, aunque dos están en la cuerda floja (es largo de contar). Bueno, hace dos cursos unos alumnos sí me hicieron un glog...Ah, y algunos de esas palabrejas sí es la primera vez que las oigo, así que...empate :D

Marian dijo...

Pues me quedo más tranquila, Carlota...jeje.
Aparte de bromas, si eres o no un profesor del siglo XXI no se ve con unos simples indicadores. No todo es blanco o negro. Y habrá que tener en cuenta otros factores, digo yo ;)

Evaristo Romaguera dijo...

Faltan las indicaciones más importantes. Lo hemos oído muchas veces: No es cuestión de tecnología, es cuestión de metodología.
Seguro que hay profesores que usan el ordenador para seguir haciendo lo que han hecho toda la vida: transmitir conocimientos desde una posción de autoridad incuestionable.
Nosotros haremos lo que podamos,con los medios que tengamos, pero intentamos dejar de ser profesores poseedores de la verdad y acompañamos a los alumnos para que lleguen al saber. Con TIC o sin TIC.

Marian dijo...

EfecTICvamente...No se toca los más importante, que es precisamente ese enfoque que tú planteas. Saludos, Evaristo ;)

eduideas dijo...

La mayoría de centros son como los que tú explicas, en el mío tenemos alguna aula con proyector pero la de informática sigue estando abarrotada. Y mis alumnos también van a remolque de lo que yo introduzco

Marian dijo...

Te digo como a Carlota, me consuela saber que no soy la única. Aunque también me da pena de que ésta sea una situación demasiado normal.

Silvia Gongo dijo...

Estoy en la misma situación que Virginia. Ante tanta desventaja, el curso pasado intenté pelear, ir contra el mundo y salirme con la mía. Pero la batalla me ha dejado exhausta. Quiero, sí, cómo no voy a querer utilizar las TIC si he comprobado lo bien que funcionan con los alumnos, pero no puedo dar más de mí. Y esto empieza a tocarme un poco las narices. Todavía dudo entre seguir con mi ilusión o mandarlo todo al carajo.

María del Mar Sánchez dijo...

Por lo que veo hay muchos profes del siglo XXI pero escuelas del siglo XX

Marian dijo...

La verdad es que esta situación quema mucho. Ante estas circunstancias dan ganas no complicarse ni implicarse, pero qué pena ¿no? Yo el año pasado, agobiada por estas cosas, y encima yendo de un lado para otro,la mayoría de las veces sin recursos para nada, tiré la toalla. Este año he vuelto con ilusión. Espero no desencantarme...Y ojalá que tú tampoco lo hagas, Silvia. Tus actividades son geniales :D
Saludos

Marian dijo...

Mª del Mar,algunos son decimonónicos... Pero quiero pensar en positivo: no todos son así. Saludos ;)

Miguel dijo...

Yo me siento un profesor de los de antes con tecnología de ahora. No se si me explico bien. Quiero decir que no renuncio a la tiza, ni a los folios, pero tampoco a las TICs.

Un beso.

Edelia dijo...

Yo creo que daría del siglo XXII...me alegro de verte activa, yo vuelvo a la carga también, de momento, comentando...besos

Marian dijo...

Miguel, yo tampoco renuncio a la tiza, los folios, los cuadernos...Una cosa no quita la otra. Me pasa igual con los libros de papel, los de siempre: no los cambio por nada, a pesar del indudable valor de las nuevas tecnologías.

Edelia, bienvenida. Me alegro también de verte por aquí.

Monica dijo...

ahora trabajo en un hotel en palermo pero fui profesora durante 10 años asi que me senti muy identificada con esta entrada, yo jamas cambie la tiza por nada

Marian dijo...

No se puede llevar a extremos la incorporación de las nuevas tecnologías, sobre todo porque pueden fallar (...¡y vaya si fallan!!). Y en casos así, están los recursos de siempre. Lo que importa es el fin, no los medios. Saludos, Mónica.

prestiti personali dijo...

Interesante articulo y gracias por compartirlo ,lo he imprimido (ya que tambien soy profesora) para desarrollarlo,vamos a ver como me va.Monica