sábado, septiembre 19, 2009

Soñó el teléfono

Imagen de Dmitri Annenkov, procedente de Recogedor

Por fin, hoy ha sonado el teléfono. Me han llamado desde la Delegación de Educación de Málaga y me han dado una vacante en un instituto de los que antes eran de F.P, en el centro de Málaga. Debería estar contenta, porque tengo trabajo, porque será para todo el año, porque ocupo un vacío, que siempre llena más que sustituir, porque esta vez no dependo de la incorporación del titular para seguir dando clase, porque podré optar al dichoso informe que me permitirá en las oposiciones no tener que examinarme de las unidades didácticas, porque tendré los mismos alumnos durante todo el curso, porque viviré en una ciudad del sur acunada por una playa...Debería estar contenta porque tengo mchas razones para estarlo.
Pero estoy, más que triste, entristecida. Y sólo tengo una razón: porque tengo que estar lejos de mi familia durante cinco días a la semana durante todo el otoño, el invierno y la primavera, de día y de noche, llueva o ventee, estén mis hijas enfermas o no. Ay, y eso son muchos días.

18 comentarios:

Conchita dijo...

Me alegro por un lado y me entristezco por otro por ti, Marian. Porque no debería haber distancia física (ni de ningún tipo) en las familias. Espero que, por lo menos, la estancia en tu nuevo puesto de trabajo sea tan agradable que compense en parte lo demás.
Besos.

Leticia dijo...

Piensa que esto es provisional. Mi hermano estuvo marbella, en un pueblo de Jaén y en otro de Huelva antes de venirse cerca de Sevilla (y por una permuta milagrosa), pero no perdió nunca la esperanza y en interés en hacer lo que le gustaba. Animo y suerte, que Dios y la vida aprietan, pero no ahogan.

Marian dijo...

Conchita, yo también pienso que deberían ocuparse más de eso. Mucho mirar por la integración en el aula, la adaptación al entorno, los valores, etc...y descuidan algo tan importante como que el profesor esté a gusto. Habrá que hacerse a la idea...
Leticia, esto son gajes del oficio por los que hay que pasar, tarde o temprano. Yo los he pasado tarde, pues he empezado en esto con mis hijas ya adolescentes. Pero el pellizco en la garganta lo tienes igual...En fin, es algo con lo que hay que contar. Y hay que procurar que nos afecte lo menos posible.

marisa dijo...

Marian...Te entiendo tan bien... espero que todo te vaya bien.Que la vida familiar no se resienta y que no bajes esae ánimo. Aquí estamos para escucharte , comprenderte y animarte.No olvides que es provisional, que la semana corre y que tus niñas te recibirán como a una reina. No sufras, seguro que toda tu gente te ayudará y te lo hará más fácil.Besos guapa.

Marian dijo...

Marisa, seguro que será así. Cuando vayan rodando los días me acostumbraré, pero al principio cuesta. Y a ello se suma el no saber qué me encontraré. Cuando esté más tranquila probablemente veré las cosas de otra forma. Pero ahora no puedo evitar pensar en lo lejos que estaré.

Un abrazo, ;)

Evaristo Romaguera dijo...

Sigues estando lejos de casa como en Valle del azahar. Pero sigues estando cerca del mar. No te puede ir mal. ¡Suerte!
El teléfono, ¿sonó o soñó?
Es bueno seguir soñando.....

Marian dijo...

Jajaja...¡¿soñó el teléfono?!! Ha debido ser el subconsciente...No me había dado cuenta del gazapo. Gracias por tus ánimos, Evaristo, y por sacarme la sonrisa..;)

Antonio dijo...

Ánimo. Te entiendo porque pasé un curso y medio lejos de mis niñas (la pequeña nació el día que acabó el curso). Es duro, pero creo en la justicia reparadora y en mi caso lo doy por bien empleado. Seguro que el tiempo pasa volando y pronto llegará el verano.
Suerte.

Lu dijo...

No sé qué haría en tu lugar. Piensa que es temporal y que lo bueno de las separaciones son los reencuentros.

Mucha suerte

Elisa Armas dijo...

Sí que es duro, Marian, pero las semanas pasan volando. Tal vez así tengas más tiempo para las "opos" y el año que viene, cerquita.

Mucha suerte.

Elisa Armas dijo...

Y lo de "Soñó", si no es por Evaristo, hubiera pensado que era intencionado. A mí ese soñó me parece un buen augurio. ;)

Carlota Bloom dijo...

Entiendo tu preocupación. Pero tiene razón Elisa, míralo por el lado bueno: de lunes a viernes tendrás más tiempo para las "opos". Y está lo de la justicia: la poética, además de la reparadora, como dice Antonio. Disfruta del mar.

Marian dijo...

Antonio, creo y espero lo que tú: que al final haya recompensa y que para mí sea como dices, bienvenido y bien empleado. Pasados los días, y una vez que ya he conocido a los compañeros, los alumnos...he ido tranquilizándome y ya pienso cada vez menos en la distancia.

Lu, es difícil, pero hay que hacerlo...Ahora no hago más que darle vueltas, pero si me hubiera negado, me hubieran sacado de la bolsa. Y yo elegí entre las opciones, para tener más posibilidades, Málaga, así que ahora tengo que aceptar lo que venga.
Sí, ¡menos mal que están los reencuentros! ¡y cuánto me quieren con la distancia!


Elisa, ay, y yo que soñaba con ir a un IES como el María Moliner...;) ¿Será por soñar?...
No he editado la entrada y he dejado lo de "soñó" precisamente por eso, porque me ha parecido buena señal. Ahora, ¡a por las opos!

Carlota, el mar, el centro, en el que hay muy buen ambiente, los alumnos, que son un encanto...Hay un montón de razones, sí. Ya contaré cuando esté menos apurada.

Gracias a todos por vuestro calor y vuestros ánimos. Besos.

Edelia dijo...

Ufff, si "soltera y sin compromiso" es duro alejarse de al casa de uno, no quiero ni imaginarme lo que es hacerlo con hijos...Te deseo lo mejor, piensa que es una clara inversión de futuro. Algún día, todo tiene que ser bueno.
¡¡¡Suerte!!!

Marian dijo...

¡Gracias, Edelia! No hay otro remedio que aceptar esto en la profesión.

Esther dijo...

Seguro que vas a sacar todo lo bueno de esta situación ¡y los fines de semana van a ser intensos!
Buena suerte para este curso y un abrazo grande,
Esther

Marian dijo...

Pues sí, Esther, ;)
¡¡Este está siendo mi primer fin de semana intenso!!

Àngels dijo...

Hacia tiempo que no pasaba por aquí.
Muchos ánimos!