miércoles, abril 08, 2009

Carpe diem

Ilustración: Andrés Palma (Imagen recogida de Pasa la vida)

En estos días de vacaciones estoy aprovechando para leer. Y entre las lecturas pendientes he ido a encontrarme con un autor genial, Luis Alberto de Cuenca, del que había leído poemas sueltos pero sin profundizar mucho en su obra. He dado con él casualmente, buscando recreaciones de poemas antiguos que pudieran interesar al alumno. La búsqueda me llevó a una antología suya, Poesía, con la que he retomado el olvidado placer de la lectura de poemas y con la que estoy disfrutando mucho: me he llevado una grata sorpresa al comprobar que su obra rebosa de juegos intertextuales, que tanto me gustan. En este otro blog se ofrece un detallado comentario del libro en cuestión. Yo os recomiendo vívamente su lectura. Destaco la frescura de sus guiños literarios, en esos poemas que remiten a otros. Para abrir boca os dejo este:


Recogido de: A media voz

10 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Luis Alberto es un gran poeta. Sensible y de bella factura.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Ya te dije que no lo conocía, tendremos que seguir apuntando en la lista de pendientes, nos vemos alguna noche. Pitufo

Marian dijo...

Javier, bienvenido. Yo hasta hace poco desconocía a este gran poeta y me ha sorprendido gratamente su descubrimiento.
Pitufo, la charla del otro día mereció la pena (veo que recuerdas lo que dije de publicar algo en el blog sobre este poeta...) así que volveré a pasarme alguna noche por el foro. ¡Saludos!

Edelia dijo...

Muchas gracias por tus consejos literarios! sabes? ultimamente pienso en ti...¿cómo puedes tener tanta imaginación para crear actividades? yo estoy con mi programación que no sé por dónde cogerla...
un abrazo

Yo dijo...

Disfruto muchºisimo con la poesºia de L. A. de Cuenca. Hay, ademºas, bastantes poemas que podemos utilizar en el aula para relacionar, como en este caso, con el Renacimiento o con otras etapas literarias. Enhorabuena por bu blog.
Josºe Mari Lacruz.

marisa dijo...

Una entrada excelente marian. La elección del poema es genial...Tiene todos los tópicos de la poesía del siglo de oro sometidos a la audacia de ese gran poeta que es Luis A. de Cuenca.

Lu dijo...

Casualmente leí este poema en el blog de Ana Alcolea, a través de quien he descubierto al poeta.
Collige, virgo rosas

Marian dijo...

Edelia, a veces, cuando no queda otra, hay que echarle imaginación al asunto...Si necesitas ayuda con la programación, con algo concreto relacionado con las oposiciones, escríbeme un mensaje.

Jose Mari, bienvenido a este blog. Sí que son muchas las poesías de este autor que podemos relacionar con poemas ya clásicos. No sabía cuál elegir (Vbi sunt?, Soneto del amor oscuro...) y he escogido éste casualmente, al ver la ilustración que encabeza la entrada.

Marisa, precisamente lo que destacas es lo que más me llama la atención de este poema. Puede servir para trabajar de otra forma los tópicos y motivos del Siglo de Oro.

Lu, me alegra mucho que retomes la actividad ;). Aunque no me funciona el enlace que has puesto he llegado al blog de Ana Alcolea por otros medios y he dado con la entrada. Ya me gustaría que la coincidencia hubiera sido completa (por lo de la visita del poeta). ¡Saludos!

Anónimo dijo...

Ese poema es de la pelicula El Club de los Poetas Muertos!Es muy bonita, os la recomiendo!

Javier dijo...

Este poema lo pongo mucho en clase. Es interesante no sólo por cómo trata el tópico sin otambién por cómo combina el registro culto con el coloquial. (Por ejemplo en el último verso.)