sábado, marzo 21, 2009

Un día para la poesía


Leyendo la entrada de hoy en Conspiración de lectores, me acabo de enterar de que es el día mundial de la poesía. Me parece magnífico que se valore una actividad como la poética, tan enriquecedora y tan poco valorada a veces. Este reconocimiento no está nada mal, aunque mejor sería una poesía cada día que una día para la poesía: Juan José Millás ha dicho en más de una entrevista que inicia el día con la lectura de un poema, ejercicio que le aporta una predisposición muy especial para afrontar la jornada. Deberíamos adoptar esta sana costumbre... Mi aportación particular para el reconocimiento de los que se dedican y se han dedicado a la gran labor poética es traer aquí un poema de Luis Alberto de Cuenca que me parece magnífico (para trabajar la intertextalidad, por ejemplo) y cuya lectura es perfecta para empezar el día :

El desayuno

Me gustas cuando dices tonterías,
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.
Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes
(tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.
Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
«Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno».

Luis Alberto de Cuenca

5 comentarios:

Evaristo dijo...

Mejor poesía del día, que día de la poesía.
He llegado tarde para desayunar, pero he podido tomar el aperitivo con Luis Alberto de Cuenca.
Gracias por la referencia.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Buena costumbre la de leer poesía a diario; bien para desayunar, pero tampoco está mal a cualquier otra hora del día o de la noche. Excelente el poema que nos regalas, Marian. Un abrazo.

Sàlvia dijo...

Marian acabo de descubrir tu blog y ha sido un auténtico placer el paseo por la lectura. Felicitaciones.

Te regalo una flor con olores de poesía en este día.

Besadetes

Noa dijo...

Marian, ¡¡¡qué precioso poema!!! Me encanta, qué original y sencillo, qué ingenioso. Me lo guardo, gracias por compartirlo.
Empezar el día con una poesía sería magnífico, pero empezar el día como acaba el poema que nos has puesto sería mucho mejor. Se podrían hacer las dos cosas... mmm, está bien, sí.
Un besiño guapa.

Marian dijo...

Celebro que os guste el poema. También estoy de acuerdo con que a cualquier hora viene bien la poesía y hacer lo que se dice en el poema.
Sàlvia, bienvenida.