viernes, marzo 23, 2012

Imagen para un relato


Fotografía de Nancy Fouts


Si hay imágenes que pueden explicar e inspirar una greguería, sin duda son las que crea Nancy Fouts. Las he visto en Recogedor y me han llamado la atención por su originalidad, por su ruptura de la lógica...así que no descarto utilizarlas para alguna actividad de escritura. Hoy traigo aquí una de ellas para ilustrar este relato de Marco Denevi, al que la foto de arriba le viene que ni pintada. Y así le doy un poco de vidilla al blog, que lleva tres meses ya empezando la eternidad con un lunes...


Toledo. Aviso del 7 de junio de 1691. He oído decir que ayer, en la prisión del Buen Socorro, sucedió un hecho al que nadie puede hallarle explicación. Cierto marinero natural de las islas del trópico, en las Indias Occidentales, de nombre Pablillo Tonctón o Tunctón, había sido condenado a la hoguera por brujo y otros crímenes contra Dios. Varios días antes de ser quemado vivo, pidió a sus guardianes una botella y los materiales necesarios para construir un barco en miniatura. Los guardianes pensaron que en el escaso tiempo de vida que le quedaba, no podía dar término a aquella labor que requiere una larga paciencia, pero accedieron igualmente a sus deseos. Contra todo lo previsible, al cabo de tres días el diminuto navío estaba terminado. La mañana fijada para la ejecución del marinero, cuando los del Santo Oficio fueron en su busca, encontraron que la celda se hallaba vacía, lo mismo que la botella. Ni Pablillo Tonctón estaba allí, ni el barco en miniatura. Otros condenados que esperaban su turno afirmaron que la noche anterior habían oído un ruido como de velas, chapoteo de muchos remos y voces de mando. (Jerónimo de Zúñiga. Avisos, 3 tomos. Toledo, 1687-1712)


Marco Denevi. Falsificaciones



7 comentarios:

Elisa dijo...

Este micro me encanta, mi debilidad son los microrrelatos históricos y si además tienen su puntito de magia, más.

Un abrazo, Marian.

Marian dijo...

A mí también. Por eso me gusta tanto Marco Denevi. Besos, Elisa ;)

Héctor Monteagudo dijo...

Marco Denevi nunca defrauda y más cuando se ambienta en el pasado. Un saludo, Marian.

Miguel dijo...

¡Qué bonito! Me ha gustado. Y es que las cosas de brujería siempre tienen ese halo de misterio que nos hace pensar que la vida no es como uno supone que es.

Un beso.

prestiti personali dijo...

Con tan pocas lineas y se puede escribir algo bello que te cautiva,y este relato es asi,me ha gustado muchisimo,y espero que el autor pueda seguir escribiendo estas cosas tan bellas.Daniela

Alberto G. (@albertogp123) dijo...

Marian, te he dejado un regalo en mi blog. Puedes pasar a recogerlo si quieres.
Un salud.

telefono de Mascoteros dijo...

Me encanta el blog!
Felicitaciones por cada publicacion!!
Es genial ser parte!
besos