lunes, julio 13, 2009

Variaciones sobre Dulcinea





EL PRECURSOR DE CERVANTES



Vivía en el Toboso una moza llamada Aldonza Lorenzo, hija de Lorenzo Corchelo, sastre, y de su mujer Fracisca Nogales. Como hubiese leído numerosas novelas de éstas de caballería, acabó perdiendo la razón. Se hacía llamar Doña Dulcinea del Toboso, mandaba que en su presencia las gentes se arrodillasen, la tratasen de Su Grandeza y le besasen la mano. Se creía joven y hermosa, aunque tenía no menos de treinta años y las señales de la viruela en la cara. También inventó un galán, al que dio el nombre de Don Quijote de la Mancha. Decía que Don Quijote había partido hacia lejanos reinos en busca de aventuras, lances y peligros, al modo de Amadís de Gaula y Tirante el Blanco. Se pasaba todo el día asomada a la ventana de su casa, esperando la vuelta de su enamorado. Un hidalgüelo de los alrededores, que la amaba, pensó hacerse pasar por Don Quijote. Vistió una vieja armadura, montó en un rocín y salió a los caminos a repetir las hazañas del imaginario caballero. Cuando, seguro del éxito de su ardid, volvió al Toboso, Aldonza Lorenzo había muerto de terciarias.




Marco Denevi


-0-o-O-o-o-

El cuento procede de la antología de microcuentos Por favor, sea breve, en cuya lectura estoy ahora enredada. El autor, Marco Denevi, también es recomendado por Elisa en Actimoliner, en una entrada dedicada a la microficción, con enlaces muy interesantes. La ilustración es de Carlos Cubeiro; su serie de El Quijote no tiene desperdicio.

5 comentarios:

Juliiiii dijo...

Me encanta leer cuentos, microcuentos (o lo que sea) con casos de intertextualidad, como el que has reseñado, que pone de manifiesto la importancia del punto de vista adoptado a la hora de narrar una historia.

Elisa Armas dijo...

Más coincidencias, ;). Me encantan las ilustraciones de tu entrada anterior.
No os perdáis Romeo frente al cadáver de Julieta.
Buen verano a ti y a tus lectores.

Laterzapers0na dijo...

orales, me recuerda a a una obra teatral de la mujer del quijote. interesante, pero mas lo era que la obra se me viera fulminante
bien!? poeta yo?

Marian dijo...

Juliiii, a mí me pasa igual. Tengo predilección,-casi manía...;)- por las historias que recrean otras historias ya consagradas.
Elisa, gracias por traer esa otra visión de Romeo y Julieta de Marco Denevi. Es buenísima. He descubierto en este autor un filón de guiños intertextuales.
LaterzapersOna, gracias por pasarte por aquí y comentar.

Saludos

Isabel dijo...

¡¡¡es buenísima!!! voy a "plagiarla" en mi blog, si no te importa, para que lo puedan leer también mis alumnos/as